Línea 1.4.- Gobierno abierto, transparencia y participación activa

Las TIC facilitan la interacción y la comunicación entre la Administración y la ciudadanía, ofreciendo nuevos cauces para el intercambio de información y conocimiento y para la participación activa del ciudadano en los asuntos públicos. Las Administraciones Públicas deben aprovechar las nuevas formas de colaboración y de relación mediante el empleo de la tecnología para ser más transparentes, incrementar el intercambio de información y conocimiento con la sociedad para crear nuevas oportunidades y ofrecer servicios públicos que se ajusten a las necesidades de sus ciudadanos.

El paradigma de gobierno abierto (open government) que están adoptando los gobiernos de nuestro entorno contribuye a facilitar esta transformación. Está basado en ofrecer acceso a la información pública (open data) y en facilitar la colaboración para el diseño, producción y provisión de servicios públicos. Implica, también, ofrecer transparencia sobre los procesos y las decisiones públicas y fomentar la participación activa de la ciudadanía.

La información pública es aquella que los organismos públicos son capaces de producir y recoger y que es considerada un recurso valioso, capaz de impulsar la economía digital. La reutilización de esta información permite, además de beneficiar a la ciudadanía, estimular la creación de nuevos mercados, negocios y empleo en torno al valor añadido que ofrece la información original ofrecida por las Administraciones.

Se estima que el beneficio económico derivado de abrir estos recursos supondría a la UE cerca de 40 billones de euros anuales y que la explotación de los datos (big data) por parte de los 23 mayores Estados europeos podría reducir los costes administrativos entre un 15 y un 20 por ciento.

Ciudadanía