Línea 2.3.- Las TIC para el empleo

Dos de las causas fundamentales del desempleo estructural son el desarrollo tecnológico, que deja obsoletos conocimientos y capacidades, y el desempleo cíclico o producido por los ciclos económicos y sus correspondientes crisis. La conjunción de ambos factores genera altos niveles de desempleo de larga duración que, en general, responde con mucha lentitud a las políticas activas de reactivación y promoción del empleo.

El desajuste entre la demanda y la oferta de empleo radica en que las capacidades (skills) y conocimientos de quienes buscan empleo no se corresponden con lo requerido por los potenciales empleadores. Por otro lado, la falta de personal con capacitación tecnológica en las empresas hace que los necesarios procesos para incrementar la productividad, sobre todo en las pymes, sean lentos y difíciles, lo que provoca bajas tasas de innovación.

La superación de estos retos requiere la puesta en marcha de medidas en las que las TIC tienen un papel fundamental. Por un lado, desde un punto de vista instrumental, constituyen una herramienta básica para mejorar la eficacia y la eficiencia de las políticas activas de empleo. La digitalización de contenidos y su disponibilidad on-line a través de múltiples dispositivos permiten mejorar la calidad de la formación con un uso eficiente de recursos. Asimismo, herramientas tecnológicas como los portales o las redes sociales favorecen el empleo mediante el acceso y la difusión de información actualizada y fiable sobre la demanda y la oferta existente.

Por otro lado, el empleo en las TIC constituye en sí mismo una oportunidad para la creación de puestos de trabajo, por lo que es necesario potenciar la capacitación de profesionales a todos los niveles. Se estima que la demanda de profesionales TIC en la UE crece entre 100.000 y 150.000 empleos anuales y que la falta de una oferta adecuada dará lugar a un déficit de 900.000 profesionales en 2015.

Por último, cabe destacar que la disponibilidad de profesionales cualificados en TIC es indispensable para implantar las soluciones tecnológicas que permiten aumentar la productividad de las empresas y constituye un incentivo para la localización territorial de las inversiones en este sector.

Economía

Actuaciones